vista
Filtros+
Categorías+
VENDIDO
386.

Acuarela y lápiz sobre papel
25,5 x 18 cm
Inscrito lado inferior
Dibujo de fuente en el reverso

PROCEDENCIA:
Mariano Fortuny y Madrazo, hijo de Fortuny (Palacio de Venecia).
Colección particular.

EXPOSICIONES:
Valladolid, Fundación Municipal de Cultura-Sala Municipal de las Francesas, Dibujos de las colecciones privadas de los Madrazos,
11 de enero-10 de marzo, 2013 (con etiqueta al dorso).

La acuarela que ofrecemos forma parte de los estudios que Fortuny hizo para su importante obra Il Contino, un trabajo que desde el mismo momento de su ejecución se consideró como una obra excepcional por su maestría. El pintor sitúa la escena delante de una de las fuentes de los jardines de la villa Borghese de Roma que, gracias al escudo de la familia y a la escultura togada que remata la fuente, es perfectamente identificable. Los magníficos elementos que, frente al protagonista del Il Contino, serán casi secundarios en la obra terminada, en la acuarela que presentamos son los verdaderos protagonistas. Fortuny se interesa ahora, en este estudio previo, por los detalles, por conseguir la perfección en cada uno de esos elementos que rodearán y realzarán la elegante figura. Los jardines, marcados por la luz y el color perfectamente matizados, y donde predominan los verdes tan característicos de su mano; el movimiento del agua en la fuente y su transparencia, que reclaman nuestra atención, e incluso el amplio punto de fuga.

Acuarela original en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Hasta el 18 de marzo se puede ver expuesta en el Museo del Prado, en la exposición dedicada al pintor.

Precio salida

4.000 €

VENDIDO

VENDIDO
386.

Acuarela y lápiz sobre papel
25,5 x 18 cm
Inscrito lado inferior
Dibujo de fuente en el reverso

PROCEDENCIA:
Mariano Fortuny y Madrazo, hijo de Fortuny (Palacio de Venecia).
Colección particular.

EXPOSICIONES:
Valladolid, Fundación Municipal de Cultura-Sala Municipal de las Francesas, Dibujos de las colecciones privadas de los Madrazos,
11 de enero-10 de marzo, 2013 (con etiqueta al dorso).

La acuarela que ofrecemos forma parte de los estudios que Fortuny hizo para su importante obra Il Contino, un trabajo que desde el mismo momento de su ejecución se consideró como una obra excepcional por su maestría. El pintor sitúa la escena delante de una de las fuentes de los jardines de la villa Borghese de Roma que, gracias al escudo de la familia y a la escultura togada que remata la fuente, es perfectamente identificable. Los magníficos elementos que, frente al protagonista del Il Contino, serán casi secundarios en la obra terminada, en la acuarela que presentamos son los verdaderos protagonistas. Fortuny se interesa ahora, en este estudio previo, por los detalles, por conseguir la perfección en cada uno de esos elementos que rodearán y realzarán la elegante figura. Los jardines, marcados por la luz y el color perfectamente matizados, y donde predominan los verdes tan característicos de su mano; el movimiento del agua en la fuente y su transparencia, que reclaman nuestra atención, e incluso el amplio punto de fuga.

Acuarela original en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Hasta el 18 de marzo se puede ver expuesta en el Museo del Prado, en la exposición dedicada al pintor.

Precio salida: 4.000 €

VENDIDO

VENDIDO
401.

Óleo sobre lienzo
30,5 x 50,5 cm
Firmado áng. inf. dcho: J. Cusachs

PROCEDENCIA:
Colección particular.

Nacido en Francia, Josep Cusachs pasa sin embargo su infancia en Barcelona. Formado en la Academia Militar de Segovia, donde se gradúa como capitán en 1882, su primer contacto con la pintura se produjo en el estudio de Simón Gómez, unos de los pintores ochocentistas catalanes más importantes. Su gusto por lo militar le lleva a viajar a París para conocer de primera mano a Jean-Baptiste-Edouard y su pintura, especializada en esta temática. Serán muchas las estancias que pasará en París buscando su lugar en la pintura primero, trabajando en el taller de Detaille y conociendo la obra de Alphonse de Neuville, pintor de escenas bélicas, y participando en los Salones de París después.

Su primera exposición fue en 1885 en la Sala Parés, donde participa con cuatro lienzos. Será dos años más tarde cuando se presente a la Nacional con tres obras importantes: Campo de maniobras, que adquiere la Reina María Cristina, Un vivac por la que obtiene la tercera medalla, y La primera cura. Esta exposición le consagra como pintor de escenas militares hasta el punto de ser, un año más tarde, el encargado de realizar las doscientas sesenta y cuatro ilustraciones que adornan el libro La vida militar en España, de Francisco Barado. En 1891 la segunda medalla en la Exposición Internacional de Berlín con la obra Maniobras de División. Viajará a Filipinas y a Cuba para pintar las batallas de su independencia, y en 1901 a México para pintar, por encargo, la batalla de Puebla. Su reconocimiento internacional pleno llegará en 1907, cuando exponga en Nueva York con un éxito absoluto.

La obra que presentamos es un excelente ejemplo de su gusto por los asuntos militares y su predilección por los caballos, su temática por antonomasia buscada por la mayor parte de sus coleccionistas. Representa el momento en el que el soldado, recibida ya su boleta -la dirección que se le ofrecía para el descanso- y localizada la dirección de la casa, se dispone a abrir las puertas mientras el resto de compañeros de batallón se aleja, ampliando la perspectiva. Entretanto, el primer plano ha quedado reservado para mostrar, sobre un fondo claro, sus habilidades como pintor: un militar vestido de campaña y dos atractivos perfiles de caballos, de diferente color, con sus monturas.

Precio salida

8.000 €

VENDIDO

VENDIDO
401.

Óleo sobre lienzo
30,5 x 50,5 cm
Firmado áng. inf. dcho: J. Cusachs

PROCEDENCIA:
Colección particular.

Nacido en Francia, Josep Cusachs pasa sin embargo su infancia en Barcelona. Formado en la Academia Militar de Segovia, donde se gradúa como capitán en 1882, su primer contacto con la pintura se produjo en el estudio de Simón Gómez, unos de los pintores ochocentistas catalanes más importantes. Su gusto por lo militar le lleva a viajar a París para conocer de primera mano a Jean-Baptiste-Edouard y su pintura, especializada en esta temática. Serán muchas las estancias que pasará en París buscando su lugar en la pintura primero, trabajando en el taller de Detaille y conociendo la obra de Alphonse de Neuville, pintor de escenas bélicas, y participando en los Salones de París después.

Su primera exposición fue en 1885 en la Sala Parés, donde participa con cuatro lienzos. Será dos años más tarde cuando se presente a la Nacional con tres obras importantes: Campo de maniobras, que adquiere la Reina María Cristina, Un vivac por la que obtiene la tercera medalla, y La primera cura. Esta exposición le consagra como pintor de escenas militares hasta el punto de ser, un año más tarde, el encargado de realizar las doscientas sesenta y cuatro ilustraciones que adornan el libro La vida militar en España, de Francisco Barado. En 1891 la segunda medalla en la Exposición Internacional de Berlín con la obra Maniobras de División. Viajará a Filipinas y a Cuba para pintar las batallas de su independencia, y en 1901 a México para pintar, por encargo, la batalla de Puebla. Su reconocimiento internacional pleno llegará en 1907, cuando exponga en Nueva York con un éxito absoluto.

La obra que presentamos es un excelente ejemplo de su gusto por los asuntos militares y su predilección por los caballos, su temática por antonomasia buscada por la mayor parte de sus coleccionistas. Representa el momento en el que el soldado, recibida ya su boleta -la dirección que se le ofrecía para el descanso- y localizada la dirección de la casa, se dispone a abrir las puertas mientras el resto de compañeros de batallón se aleja, ampliando la perspectiva. Entretanto, el primer plano ha quedado reservado para mostrar, sobre un fondo claro, sus habilidades como pintor: un militar vestido de campaña y dos atractivos perfiles de caballos, de diferente color, con sus monturas.

Precio salida: 8.000 €

VENDIDO