vista
Filtros+
+

VENDIDO
394. ULPIANO CHECA Y SANZ (Colmenar de Oreja, Madrid, 1860-Dax, F

Óleo sobre lienzo
38,5 x 64,2 cms.
Firmado y fechado áng. inf. izdo: U. Checa/1883.
Pintado en 1883.

Exposiciones:
Madrid, Museo Ulpiano Checa, 2006-2015 (en depósito), Catálogo general del Museo Ulpiano Checa, pág.125, cat. 93 (ilustrado en color).

Comienza su formación artística en 1873 en Madrid, en la Escuela de Artes y Oficios y continúa sus estudios, en 1876, en la Escuela Superior de Pintura de la Academia de Bellas Artes de San Fernando bajo las directrices de Federico de Madrazo, Alejandro Ferrant, Manuel Domínguez y Pablo Gonzalvo.
El año de nuestra obra, Checa está opositando por una plaza de pensionado en Roma, las pruebas comenzarían el 8 de noviembre de 1883. Nunca antes había estado tan nervioso, ni siquiera cuando ingresó en la Escuela de Artes y Oficios o en la Real Academia. Tuvo que pasar tres pruebas, pero, finalmente, lo consiguió y su nombramiento oficial se publicó el 10 de mayo de 1884. Ya en abril de 1884, con motivo de la exposición de los trabajos de los opositores para conseguir la plaza en Roma, en la revista Iberia se ensalzaba la figura de Checa y el firmante de los artículos llamado Tieppolo comenta:
“...Sr. Checa.-Grandioso. Se ve en este cuadro un verdadero artista; el genio del pintor se retrata en el lienzo: el espectador, por muy profano que sea en la materia, se siente atraído por un impulso interior y no tiene miradas mas que para este artista, que viene a ser el reflejo fiel de los grandes maestros: en él se puede admirar a Fortuny, Pradilla, Casado y otros ciento” “no es un joven que empieza y desea estudiar, sino de un maestro que termina”.
Nuestro lienzo, de este periodo de formación, es un ejemplo magnífico del talento pictórico de Checa y de sus influencias de los grandes maestros como Fortuny. Con la técnica del detalle, nos presenta a una caballería que bajo unos soportales disfrutan de su descanso. La escena se enriquece con un marco incomparable como es la ciudad de Toledo, destacando su arquitectura mudéjar que queda representado por el abside y el campanario y con el colorido que nos ofrece mediante la vegetación que ocupa la parte derecha e izquierda de la composición, respectivamente, toda ella bañada por la luz del sol.

Precio salida

15.000 €

VENDIDO

VENDIDO
394. ULPIANO CHECA Y SANZ (Colmenar de Oreja, Madrid, 1860-Dax, F

Óleo sobre lienzo
38,5 x 64,2 cms.
Firmado y fechado áng. inf. izdo: U. Checa/1883.
Pintado en 1883.

Exposiciones:
Madrid, Museo Ulpiano Checa, 2006-2015 (en depósito), Catálogo general del Museo Ulpiano Checa, pág.125, cat. 93 (ilustrado en color).

Comienza su formación artística en 1873 en Madrid, en la Escuela de Artes y Oficios y continúa sus estudios, en 1876, en la Escuela Superior de Pintura de la Academia de Bellas Artes de San Fernando bajo las directrices de Federico de Madrazo, Alejandro Ferrant, Manuel Domínguez y Pablo Gonzalvo.
El año de nuestra obra, Checa está opositando por una plaza de pensionado en Roma, las pruebas comenzarían el 8 de noviembre de 1883. Nunca antes había estado tan nervioso, ni siquiera cuando ingresó en la Escuela de Artes y Oficios o en la Real Academia. Tuvo que pasar tres pruebas, pero, finalmente, lo consiguió y su nombramiento oficial se publicó el 10 de mayo de 1884. Ya en abril de 1884, con motivo de la exposición de los trabajos de los opositores para conseguir la plaza en Roma, en la revista Iberia se ensalzaba la figura de Checa y el firmante de los artículos llamado Tieppolo comenta:
“...Sr. Checa.-Grandioso. Se ve en este cuadro un verdadero artista; el genio del pintor se retrata en el lienzo: el espectador, por muy profano que sea en la materia, se siente atraído por un impulso interior y no tiene miradas mas que para este artista, que viene a ser el reflejo fiel de los grandes maestros: en él se puede admirar a Fortuny, Pradilla, Casado y otros ciento” “no es un joven que empieza y desea estudiar, sino de un maestro que termina”.
Nuestro lienzo, de este periodo de formación, es un ejemplo magnífico del talento pictórico de Checa y de sus influencias de los grandes maestros como Fortuny. Con la técnica del detalle, nos presenta a una caballería que bajo unos soportales disfrutan de su descanso. La escena se enriquece con un marco incomparable como es la ciudad de Toledo, destacando su arquitectura mudéjar que queda representado por el abside y el campanario y con el colorido que nos ofrece mediante la vegetación que ocupa la parte derecha e izquierda de la composición, respectivamente, toda ella bañada por la luz del sol.

Precio salida: 15.000 €

VENDIDO

VENDIDO
395. JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)Pl

Óleo sobre cartón
16 x 22 cms.
Pintado ca. 1910.

Procedencia:
Testamentaría Joaquín Sorolla, serie B, nº24 y adjudicado a María Sorolla García.
Colección particular.

Exposiciones:
Donostia-San Sebastián, Sorolla en Guipúzcua, Fundación Kutxa, 1992, pág. 339.

Agradecemos a Blanca Pons-Sorolla su importante ayuda en la catalogación de esta obra que será incluida en el catálogo razonado, BPS3816.

Sorolla pasa el verano con su familia en Zarauz pintando maravillosas escenas de playa como la que ofrecemos.
Desde que Isabel II eligiera, años antes, este sitio como lugar de veraneo, muchas de las familias elegantes madrileñas elegían pasar su periodo estival en esta magnífica playa. Zarauz era un sitio más cómodo para pintar debido a que siempre había menos gente y Sorolla podía colocar mejor sus instrumentos, a pie de playa y lograr su único objetivo que era captar mucho mejor las instantáneas que quería mostrar en sus lienzos.
En un pequeño formato, Sorolla, nos muestra una instantánea de la playa de Zarauz en un día gris, típico de los que nos podemos encontrar si visitamos esta playa. Con una técnica impresionista nos presenta, en primer término, a dos mujeres sentadas, que charlan amablemente, junto a dos niños que juegan en la arena, bajo los típicos toldos blancos que se veían por aquellos años en las playas del norte de España. La mirada nos lleva al centro de la composición donde vemos a dos personajes caminando por la orilla y continuamos con unas figuras bañándose en el mar para terminar en el horizonte que queda marcado por las rocas, sin olvidar su interés por mostrarnos el movimiento de las aguas, motivo pictórico en muchas de sus obras.
Además de las tonalidades de grises que predominan la escena y marcan la luz del cuadro, Sorolla utiliza los tonos rosáceos, los puntos de luz se realzan a su vez con los tonos negros y ocres que utiliza en las figuras.
Sorolla, a lo largo de su vida, pintará en Zarauz más de 25 cuadros así como apuntes. Destacan entre otras las siguientes obras: Bajo el toldo, Zarauz (Missouri, Saint Louis Art Museum), Bajo el toldo, playa de Zarauz (Madrid, Museo Sorolla, inv. 887), En la arena, playa de Zarauz (Madrid, Museo Sorolla, inv. 888), María en Zarauz (Madrid, colección particular), El borracho, Zarauz (Madrid, colección particular), Asando sardinas, Zarauz (Madrid, colección particular) y Bebedor de sidra (Madrid, colección particular).

Precio salida

30.000 €

VENDIDO

VENDIDO
395. JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)Pl

Óleo sobre cartón
16 x 22 cms.
Pintado ca. 1910.

Procedencia:
Testamentaría Joaquín Sorolla, serie B, nº24 y adjudicado a María Sorolla García.
Colección particular.

Exposiciones:
Donostia-San Sebastián, Sorolla en Guipúzcua, Fundación Kutxa, 1992, pág. 339.

Agradecemos a Blanca Pons-Sorolla su importante ayuda en la catalogación de esta obra que será incluida en el catálogo razonado, BPS3816.

Sorolla pasa el verano con su familia en Zarauz pintando maravillosas escenas de playa como la que ofrecemos.
Desde que Isabel II eligiera, años antes, este sitio como lugar de veraneo, muchas de las familias elegantes madrileñas elegían pasar su periodo estival en esta magnífica playa. Zarauz era un sitio más cómodo para pintar debido a que siempre había menos gente y Sorolla podía colocar mejor sus instrumentos, a pie de playa y lograr su único objetivo que era captar mucho mejor las instantáneas que quería mostrar en sus lienzos.
En un pequeño formato, Sorolla, nos muestra una instantánea de la playa de Zarauz en un día gris, típico de los que nos podemos encontrar si visitamos esta playa. Con una técnica impresionista nos presenta, en primer término, a dos mujeres sentadas, que charlan amablemente, junto a dos niños que juegan en la arena, bajo los típicos toldos blancos que se veían por aquellos años en las playas del norte de España. La mirada nos lleva al centro de la composición donde vemos a dos personajes caminando por la orilla y continuamos con unas figuras bañándose en el mar para terminar en el horizonte que queda marcado por las rocas, sin olvidar su interés por mostrarnos el movimiento de las aguas, motivo pictórico en muchas de sus obras.
Además de las tonalidades de grises que predominan la escena y marcan la luz del cuadro, Sorolla utiliza los tonos rosáceos, los puntos de luz se realzan a su vez con los tonos negros y ocres que utiliza en las figuras.
Sorolla, a lo largo de su vida, pintará en Zarauz más de 25 cuadros así como apuntes. Destacan entre otras las siguientes obras: Bajo el toldo, Zarauz (Missouri, Saint Louis Art Museum), Bajo el toldo, playa de Zarauz (Madrid, Museo Sorolla, inv. 887), En la arena, playa de Zarauz (Madrid, Museo Sorolla, inv. 888), María en Zarauz (Madrid, colección particular), El borracho, Zarauz (Madrid, colección particular), Asando sardinas, Zarauz (Madrid, colección particular) y Bebedor de sidra (Madrid, colección particular).

Precio salida: 30.000 €

VENDIDO

VENDIDO
399. JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)Sa

Óleo sobre lienzo
80 x 52 cms.
Firmado y fechado áng. sup. dcho: J. Sorolla / 1891.
Pintado en 1891.

Procedencia:
Encargado al autor por los señores Fabregat, que pagaron por el cuadro, en dicho año, 250 pesetas (Nota del cuaderno familiar de Sorolla DA/460).
Sr. Pons Sorolla en 1960.
Colección particular.

Exposiciones:
Madrid 1963 nº 8 (I Centenario del Nacimiento de Sorolla en el Casón del Buen Retiro).

Bibliografía:
Pantorba, Bernardo, La vida y la obra de Joaquín Sorolla, Madrid, 1970, Gráficas Monteverde, Madrid, nº 1246.
Gª Gutiérrez, Fernando: San Francisco Javier. En el arte de España y Oriente, 2005, fig. 145, p. 146.
Blanca Pons-Sorolla y Victor Lorente Sorolla: Epistolarios de Joaquín Sorolla.  III Correspondencia con Clotilde García del Castillo, Anthropos, Barcelona, 2009, carta 19, 6 febrero 1891, p. 38.


Presentamos este lienzo con la imagen de San Francisco Javier, patrón de Navarra, realizada por Joaquín Sorolla en 1891. Es una de las pocas obras de temática religiosa que el pintor realizará durante toda su prolifera carrera . Nos encontramos en su período de formación ya instalado desde 1890 en Madrid, el pintor vive en una casa-estudio que alquila en la Plaza del Progreso, y donde comienza a trabajar para consolidarse como pintor internacional. Cree que viviendo en Madrid es la única manera de conseguirlo y el año de nuestra obra trabaja, fundamentalmente, en la Exposición que se celebrará en Berlín.
Nuestra obra es un ejemplo perfecto para ver las influencias de Velázquez que le acompañarán durante toda su carrera. Desde su primer viaje a Madrid lo descubre en el Museo del Prado, en 1881, y se convierte en su más fiel admirador. Velázquez le guiará en el estudio de la luz y en la pincelada larga. Sobre un fondo oscuro, al gusto de los maestros de la pintura del Siglo XVII, Sorolla nos resalta la figura iluminada desde arriba de San Francisco Javier destacando el rostro y las manos. El pintor nos lo presenta en un retrato de medio cuerpo ocupando casi todo el lienzo dándole rotundidad a su presencia. Aparece representado con un alba y una estola en color rojo, sostiene un crucifijo en una mano que se y la otra hacia arriba que junto con su mirada hacia arriba nos muestra la personalidad del personaje como religioso y su entrega a dios.
Sorolla escribe a Clotilde desde Madrid el 6 de febrero de 1891 y le comenta el encargo de esta obra: “ Hoy me encargan un San Francisco pequeño, o sea media figura, más pequeña que el tamaño natural. Lo he tomado pues siempre 50 duros vienen bien y puedo ganarlos en pocos días...”.
Existen dos dibujos de estudio para la obra que ofrecemos en el Museo Sorolla (fig. 1 y 2). Ambos en un único papel (anverso y reverso con nº de inventario 12241) donde Sorolla representa con carboncillo y pluma a San Francisco Javier.


Precio salida

125.000 €

VENDIDO

VENDIDO
399. JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)Sa

Óleo sobre lienzo
80 x 52 cms.
Firmado y fechado áng. sup. dcho: J. Sorolla / 1891.
Pintado en 1891.

Procedencia:
Encargado al autor por los señores Fabregat, que pagaron por el cuadro, en dicho año, 250 pesetas (Nota del cuaderno familiar de Sorolla DA/460).
Sr. Pons Sorolla en 1960.
Colección particular.

Exposiciones:
Madrid 1963 nº 8 (I Centenario del Nacimiento de Sorolla en el Casón del Buen Retiro).

Bibliografía:
Pantorba, Bernardo, La vida y la obra de Joaquín Sorolla, Madrid, 1970, Gráficas Monteverde, Madrid, nº 1246.
Gª Gutiérrez, Fernando: San Francisco Javier. En el arte de España y Oriente, 2005, fig. 145, p. 146.
Blanca Pons-Sorolla y Victor Lorente Sorolla: Epistolarios de Joaquín Sorolla.  III Correspondencia con Clotilde García del Castillo, Anthropos, Barcelona, 2009, carta 19, 6 febrero 1891, p. 38.


Presentamos este lienzo con la imagen de San Francisco Javier, patrón de Navarra, realizada por Joaquín Sorolla en 1891. Es una de las pocas obras de temática religiosa que el pintor realizará durante toda su prolifera carrera . Nos encontramos en su período de formación ya instalado desde 1890 en Madrid, el pintor vive en una casa-estudio que alquila en la Plaza del Progreso, y donde comienza a trabajar para consolidarse como pintor internacional. Cree que viviendo en Madrid es la única manera de conseguirlo y el año de nuestra obra trabaja, fundamentalmente, en la Exposición que se celebrará en Berlín.
Nuestra obra es un ejemplo perfecto para ver las influencias de Velázquez que le acompañarán durante toda su carrera. Desde su primer viaje a Madrid lo descubre en el Museo del Prado, en 1881, y se convierte en su más fiel admirador. Velázquez le guiará en el estudio de la luz y en la pincelada larga. Sobre un fondo oscuro, al gusto de los maestros de la pintura del Siglo XVII, Sorolla nos resalta la figura iluminada desde arriba de San Francisco Javier destacando el rostro y las manos. El pintor nos lo presenta en un retrato de medio cuerpo ocupando casi todo el lienzo dándole rotundidad a su presencia. Aparece representado con un alba y una estola en color rojo, sostiene un crucifijo en una mano que se y la otra hacia arriba que junto con su mirada hacia arriba nos muestra la personalidad del personaje como religioso y su entrega a dios.
Sorolla escribe a Clotilde desde Madrid el 6 de febrero de 1891 y le comenta el encargo de esta obra: “ Hoy me encargan un San Francisco pequeño, o sea media figura, más pequeña que el tamaño natural. Lo he tomado pues siempre 50 duros vienen bien y puedo ganarlos en pocos días...”.
Existen dos dibujos de estudio para la obra que ofrecemos en el Museo Sorolla (fig. 1 y 2). Ambos en un único papel (anverso y reverso con nº de inventario 12241) donde Sorolla representa con carboncillo y pluma a San Francisco Javier.


Precio salida: 125.000 €

VENDIDO