vista
Filtros+
+

342. “Cristo expirante” en marfil tallado y policromado.Trabajo Hispano-filipino, pp. S. XVII.

Medidas: 55,5 x 52 cms. Medidas cruz: 107 x 79 cms. Talla de gran formato, su arcaísmo, composición y el tratamiento de la barba, pelo, ojos, manos y pies, corresponden a una pieza filipina de la primera mitad del S. XVII Pertenece al tipo de Cristo expirantes, sin herida en el costado, la sensación de agonía se acentúa con los ojos entreabiertos, de mirada al cielo. La cabeza arranca por la parte inicial o base de la defensa del elefante (hueca). Corona de triple caña, tallada en el propio marfil, guarda la simetría propia de los grandes Cristos del S. XVII. Sensación que se acentúa en el trato dado a la barba y pelo partido en dos, estos caen como finos hilos sobre la espalda y los hombros en talla continuada terminando en bucle. De cara ancha y plana, con caracteres orientalizantes. Largo torso de musculatura suave, resaltando los pectorales y las costillas, con tensión del vientre, se cubre con el paño de pureza a modo de perizoma, anudado a la derecha, recorriendo la cadera y la parte central recoge los pliegues. Los brazos están curvados compuestos por dos tipos de cuernos diferentes en el que destacan las venas de grandes dimensiones talladas en relieve, las manos planas, gruesas, con las uñas detalladas. Existe uno semejante en el Museo Oriental de Valladolid y en la colección Sumaya, entre otras. Ver: Casado Paramio, José Manuel, Museo oriental de Valladolid, t.II, Valladolid, 1997, pp. 133-137. Estrella Marcos, Margarita Mercedes, Marfiles: de las provincias de ultramarinas orientales de España y Portugal, espejo de obsidiana, México 2010, pp.54-59. Corresponde a una pieza filipina de la primera mitad del S. XVII

Precio salida

30.000 €

342. “Cristo expirante” en marfil tallado y policromado.Trabajo Hispano-filipino, pp. S. XVII.

Medidas: 55,5 x 52 cms. Medidas cruz: 107 x 79 cms. Talla de gran formato, su arcaísmo, composición y el tratamiento de la barba, pelo, ojos, manos y pies, corresponden a una pieza filipina de la primera mitad del S. XVII Pertenece al tipo de Cristo expirantes, sin herida en el costado, la sensación de agonía se acentúa con los ojos entreabiertos, de mirada al cielo. La cabeza arranca por la parte inicial o base de la defensa del elefante (hueca). Corona de triple caña, tallada en el propio marfil, guarda la simetría propia de los grandes Cristos del S. XVII. Sensación que se acentúa en el trato dado a la barba y pelo partido en dos, estos caen como finos hilos sobre la espalda y los hombros en talla continuada terminando en bucle. De cara ancha y plana, con caracteres orientalizantes. Largo torso de musculatura suave, resaltando los pectorales y las costillas, con tensión del vientre, se cubre con el paño de pureza a modo de perizoma, anudado a la derecha, recorriendo la cadera y la parte central recoge los pliegues. Los brazos están curvados compuestos por dos tipos de cuernos diferentes en el que destacan las venas de grandes dimensiones talladas en relieve, las manos planas, gruesas, con las uñas detalladas. Existe uno semejante en el Museo Oriental de Valladolid y en la colección Sumaya, entre otras. Ver: Casado Paramio, José Manuel, Museo oriental de Valladolid, t.II, Valladolid, 1997, pp. 133-137. Estrella Marcos, Margarita Mercedes, Marfiles: de las provincias de ultramarinas orientales de España y Portugal, espejo de obsidiana, México 2010, pp.54-59. Corresponde a una pieza filipina de la primera mitad del S. XVII

Precio salida: 30.000 €